lunes, 12 de abril de 2010

LA MAGIA DE LAS PYSANKY - FUNDARTE 2000

Resumen de la charla brindada el viernes 26 de marzo 2010 en la Fundación Santa Catalina.

Desde tiempos muy remotos persistió en Ucrania la magia de escribir pysanky, (pysanka en singular y pysanky en plural). La palabra proviene del verbo ¨pysaty¨, que significa escribir en idioma ucranio. Por eso decimos, que las pysanky son huevos escritos con escritura prealfabética, que se usaron para la protección de las personas como talismanes y como culto a la vida.

Photobucket Photobucket

Desde hace 6000 años nuestros antepasados, muy entrelazados con la naturaleza, unieron las festividades de primavera, la llegada de las aves migratorias y el renacimiento de la naturaleza. Como manera de agradecimiento a sus dioses paganos empezaron a adornar los huevos, que poseían sabiduría cósmica según su concepto, con motivos cada vez más intrincados. Como se realizaban con ceremonias mágicas, las pysanky también se consideraron mágicas y sus símbolos fueron la escritura prealfabética.
En Ucrania este arte logró llevar sus grafismos a la perfección, probablemente por tratarse de gente muy creativa y con tiempo libre para las artes.
En el año 988 Ucrania acepta el cristianismo. Por suerte, se acepta también este arte popular, cambiando el significado de algunos símbolos (por ejemplo: el triángulo, que simbolizaba agua, fuego y aire pasa a significar la Santísima Trinidad; el enrejado que representaba la tierra arada pasa a ser el símbolo de las redes de los apóstoles). Y así este arte persiste hasta nuestros días.
La técnica más usada es la del batik con cera de abejas y anilinas. Cada símbolo y cada color tienen su significado. Cada ama de casa se convertía en artesana para Pascua pues debía hacer unas 60 pysanky para regalar a todos los familiares, amigos e inclusive al sacerdote.
La diversidad de motivos es tan grande que se dice que no hay dos pysanky iguales. Además de motivos comunes a todos, cada región del territorio presenta sus propios símbolos característicos.
Y así se sigue cumpliendo el dicho que mientras haya alguien escribiendo una pysanka, el mundo seguirá su curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada